Taller de radio en 3º de ESO




El área de Valores Éticos, recién sacada del horno por la LOMCE como alternativa a Religión, plantea un reto importante para los docentes. Por un lado, debido a un limitado ajuste de plantillas y horas -política educativa dixit-, es en no pocos centros impartida por docentes de especialidades ni siquiera afines, con lo que ello tiene de perjuicio para la calidad educativa y los quebraderos de cabeza que genera en el profesor a quien se le asigne, intentando impartirla con un mínimo de dignidad, si es que no quiere recurrir a la socorrida (aunque mediocre) estrategia de convertirla en una clase de estudio no asistido o en un ciclo de cine sin forum. Por otro lado, si el profesor de Valores Éticos decide acometer este área como indica el currículo LOMCE, se enfrenta a una regla de oro, no escrita pero vox populi entre el alumnado, según la cual -siguiendo el consejo de la navaja de Ockham- si hay que elegir, toma el camino más sencillo, es decir, aquella asignatura en la que no tengas que trabajar.

Esto es lo que me ha sucedido este curso. Fui a mi primera clase de Valores Éticos de 3º de ESO y comprobé que solo un alumno había elegido esta opción; el resto, Religión. Incluso este alumno estuvo tentado de volver a los brazos del catolicismo si no fuera porque durante esa semana animé a los alumnos de 3º a sumarse a mi asignatura bajo la renovada denominación de "Taller de radio". Fruto de este seductor merchandising -disculpen la ironía-, conseguí atraer a siete alumnos, quienes esperaban en un principio no tener que "trabajar" en lo que ellos intuían sería una hora semanal divertida.

No piense mi lector que recurrí a la radio como mera treta para tener alumnos; ya antes de saber el exiguo número de alumnos que tendría tenía planeado convertir este área en un taller de radio, herramienta que considero que puede utilizarse como vehículo privilegiado para acercar a los alumnos cualquier contenido, y de paso cubrir competencias clave de esa etapa. Comparto con vosotros la programación para que veáis que se puede centrar todo un área en torno a un taller de radio.

El curso pasado luché en mi centro para tener una radio digital y utilizarla de forma colaborativa entre alumnos y profesores. Otra área ideal para hacer talleres radiofónicos era Cultura Audiovisual; y utilizo el pasado adrede, ya que la LOMCE ha tenido la triste ocurrencia de eliminar este área del currículo de Bachillerato. En fin, ¡qué les voy a decir que no sepan! En cualquier caso, recomiendo a todos los docentes utilizar este recurso de forma trasversal en todas las áreas y niveles. El defecto se convierte en virtud cuando sabemos ver el potencial didáctico que tiene bajo metodologías de aula activas y colaborativas.

He tenido una primera reunión con mis siete magníficos. Un grupo a pulir; pese a aparentar pasividad y desgana, con un enfoque adecuado podemos conseguir que se animen a hacer por interés propio lo que por obligación no conseguiríamos. 

Hicimos en nuestra primera sesión una lluvia de ideas, sentados en círculo alrededor de un par de mesas, no sin antes ir a ver la sala de radio. Les pido que sugirieran ideas. Primera ocurrencia: podríamos ir a desayunar juntos. Tomo nota; puede ser una buena forma inicial de crear grupo (¡en serio!). ¿Más ideas? Hacer un magazine, con entrevistas, recetas, noticias de la semana, eventos,... Bien, esto promete. ¿Más? Oficios, entrevistar a gente del barrio que tenga un oficio. Estupendo. Antes de que toque el timbre me da tiempo a comentarles un proyecto que queremos llevar a cabo en el centro y en el que ellos pueden tener protagonismo como locutores. Un buzón de resolución anónima de dudas de carácter afectivo-sexual. Buzones rojos repartidos por todo el centro en el que los alumnos dejan de forma anónima sus preguntas y que después un invitado del centro de salud del barrio resuelve en la radio en un programa especial. Una vez editado el programa, se escucha en las tutorías y se debate. Virtud del proyecto: el anonimato permite que los alumnos se abran y dejen sus preguntas, que después por curiosidad escucharán en el programa. En el taller de radio aprenderán a manejar la radio digital, a hacer de locutores y a editar los programas con Audacity. 

No es mal comienzo, ¿no? Ya os iré contando. De primera, he conseguido atraer su atención. Ahora toca mantenerla y que se impliquen.

2 comentarios:

  1. ¡Muuuuuuuuuuuuuuuuuy buena idea! ¡Me encanta! Enhorabuena por tu magnífico trabajo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué pena, no haber tenido profesores con esta manera de entender la enseñanza!

    ResponderEliminar